CAUSAS DE LA RESCISIÓN DE LA PARTICIÓN HEREDITARIA

Podrán ser rescindidas las particiones hereditarias, (es decir, dejadas sin efecto), por causa de lesión en más de la cuarta parte de lo que corresponde al heredero, atendido el valor de las cosas cuando fueron adjudicadas.

Es decir, se podrá solicitar la rescisión de la partición de la herencia si lo adjudicado al heredero para el pago de su cuota no alcanza a cubrir el “quantum” de las tres cuartas partes de lo que le corresponde recibir con arreglo al valor de los bienes que componen la herencia. La lesión ha de superar el cuarto del valor de la totalidad del lote correspondiente.

El valor ha de estar referido al tiempo de la adjudicación y no al de la apertura de la sucesión o al de la demanda.

La rescisión se funda en la existencia de una desigualdad entre el valor de lo que el heredero debe obtener según el testamento y lo que efectivamente obtiene en la partición.

El alma de la partición es la igualdad y si se ha producido una valoración errónea de los bienes hereditarios, es preciso corregirla atribuyendo a cada partícipe la parte que le corresponde, lo que se consigue mediante la acción de rescisión por lesión, que provoca la ineficacia de la partición o bien la compensación por parte de los coherederos demandados.

78

La rescisión es una norma de aplicación excepcional. La norma general que preside la partición es que la misma ha de respetarse, tanto en beneficio de los herederos, como de los terceros que con ellos hubieran contratado, de buena fe. El perjuicio a alguno de los herederos puede ser subsanado, sin necesidad de acudir a la rescisión, solicitando una participación adicional o complementaria. Sin embargo, esta norma genérica no tiene validez en aquellos casos en que el heredero que haya sido lesionado en más de la cuarta parte, atendiendo el valor de las cosas cuando fueron adjudicadas.

Sobre una partición parcial no cabe rescisión por lesión, ya que sólo cuando se conozca el total del “quantum” hereditario se podrá saber si se ha producido tal lesión

(Si deseas información sobre la partición judicial de la herencia, puedes ver el siguiente post): https://toscanoabogados.wordpress.com/2017/11/25/el-inventario-de-la-herencia-por-el-juzgado/

Se ha de distinguir entre la omisión de un bien en la partición, y la valoración errónea de otro bien.  No es lo mismo la omisión de un valor que la valoración errónea de un bien. La rescisión tendrá lugar para resolver las atribuciones mal valoradas, y las omisiones de bienes se resolverán por el camino de la adición o complemento de la partición.

En la acción rescisoria por lesión, la prueba de dicha lesión recae en quien la alega.

Si tienes alguna duda sobre el tema o necesitas ayuda legal, contacta con nosotros desde cualquier punto de España. La primera consulta es gratuita.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s