EL COMPLEMENTO DE LA LEGÍTIMA HEREDITARIA. LA PRETERICIÓN. LA COLACIÓN.

          El heredero forzoso a quien el testador haya dejado por cualquier título menos de la legítima que le corresponda, podrá pedir el complemento de la legítima.

          El cómputo de la legítima es la fijación cuantitativa de ésta, que se hace calculando la cuota correspondiente al patrimonio hereditario del causante, que se determina sumando el relictum, (el caudal relicto), con el donatum, (los bienes donados por el testador en vida de éste).

          La atribución es el pago de la legítima, por cualquier título; como herencia, como legado o como donación. La imputación es el colocar a cuenta de la legítima lo que un legitimario ha recibido de su causante como heredero, como legatario o como donatario.

          Si deseas más información sobre la legítima, puedes consultar este artículo: https://toscanoabogados.wordpress.com/2016/02/11/las-legitimas-herederos-forzosos-pretericion/

          Distinto de todo ello es la colación. Este es un tema de cálculo de legítima, cuando hay varios legitimarios y es la adición contable a la masa hereditaria del valor del bien donado; o, más precisamente, la agregación intelectual que deben hacer al activo hereditario los legitimarios que concurran en una sucesión con otros, de los bienes que hubieren recibido del causante en vida de éste, a título gratuito, para computarlo en la regulación de las legítimas y en la cuenta de la partición.

          El causante puede dispensar de la colación a uno o varios de los legitimarios, pero no puede impedir que se computen para calcular la legítima. La colación lleva simplemente a una menor participación de uno o varios legitimarios en la herencia equivalente a lo que recibió en vida del causante, pero no evita las operaciones de computación e imputación.

          Estrictamente la colación es una operación particional, cuya finalidad no es la protección de las legítimas, sino de determinar lo que ha de recibir el heredero forzoso por su participación en la herencia, que puede ser mayor que la que le corresponde por su legítima, si el causante le ha dejado más. En suma, la colación se refiere a la cuenta de participación de heredero forzoso en la herencia. Por otra parte, en nuestro sistema legitimario el testador puede dejar la legítima “por cualquier título”, sin excluir ninguno, por tanto inter vivos o mortis causa. El heredero forzoso, a quien en vida haya hecho alguna donación su causante, no puede considerarse desheredado ni preterido, y sólo puede reclamar que se complete su legítima.

          Si el testador dispone en su testamento que no le deja nada a un heredero porque ya se lo dio en vida, está imponiendo la obligación de colacionar dicha donación. El heredero podrá reclamar la legítima pero no provocar la nulidad del testamento ni de la institución de heredero. 

          Si deseas más información sobre la colación, puedes ver el siguiente post: https://toscanoabogados.wordpress.com/2017/09/24/la-colacion-en-la-herencia-la-donacion-su-repercusion-en-la-particion-hereditaria_20160208_17331401

          La preterición no es otra cosa que el olvido del legitimario en el sentido de falta de atribución de bien alguno en concepto de legítima. La preterición comprende dos casos: la preterición intencional y la preterición errónea. En la primera, el testador conocía la existencia del legitimario, y en la segunda no. El primer párrafo del artículo 814 del Código Civil se refiere a la preterición intencional al disponer: la preterición de un heredero forzoso, (quiere decir legitimario), no perjudica la legítima. Se reducirá la institución de heredero antes que los legados, mejoras y demás disposiciones testamentarias.

          La reclamación de la legítima no da lugar a la nulidad del testamento o de algunas de las cláusulas ni a la nulidad de la institución de heredero; tan solo la preterición intencional puede dar lugar a su rescisión y la desheredación injusta.

          Para que se produzca la preterición de  un heredero con los efectos de nulidad del testamento, ha de ser ésta absoluta y  completa, de modo que omita mencionar al heredero forzoso o no  le sea adjudicado nada. En aras del respeto al principio de conservación del  testamento, pese a ser omitido el  heredero en la disposición testamentaria, si ha recibido por título intervivos  (donación) en vida del causante, no habría preterición, sino acción de  complemento de legítima.

          Con mayor razón si el heredero forzoso aparece designado en el  testamento como legatario y recibe en calidad de legado bienes de la herencia. Designado en el testamento y por tanto habiendo recibido por  cualquier título bienes hereditarios, solo cabe  acudir al complemento de legítima; solución de menor alcance que la nulidad del testamento. Ha de  optarse siempre en aplicación del principio favor testamenti por esta última,  de menor entidad que la primera.

          Si tienes alguna duda sobre el tema o necesitas ayuda legal, contacta con nosotros desde cualquier punto de España. La primera consulta es gratuita.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s